CUADERNO DE AUTOAYUDA
 

 

 

 

 

 

 

ENTRENAMIENTO ASERTIVO
 

 

 

 

 

 

 

JOSÉ LUIS GARCÍA CASTRO
 

 

 

 

 

 


Efectivo en el tratamiento de la depresión, el resentimiento y la ansiedad derivada de las relaciones interpersonales, especialmente cuando tales síntomas han sido provocados por situaciones injustas.

 

 

 

 


ENTRENAMIENTO ASERTIVO

            El entrenamiento asertivo permite reducir el estrés que se produce en las interacciones con los demás, enseñando a defender los legítimos derechos de cada uno sin agredir ni ser agredido.

Para comenzar, pruebe una respuesta en las siguientes situaciones:


1. Va a comprar su bebida favorita y al salir de la tienda se da cuenta de que en el cambio faltan 2 euros. ¿Qué haría?: ____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

2. En el restaurante pide un solomillo bien hecho y el que le traen está algo crudo. Haría lo siguiente: ____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

3. Va a ir con su mejor amigo al cine. Quedan en un lugar determinado y su amigo se entretiene mirando un escaparate con lo cual llegan  tarde. ¿Qué haría? _________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

 

4. Usted pide en la gasolinera que le pongan 20 euros de gasolina. El empleado le llena el depósito y a la hora de cobrar le pide 30 euros. Haría lo siguiente: ____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

5. Usted está descansando mientras lee el periódico después de un largo día de trabajo. Su esposa entra en la habitación y le dice: «Ve a la tienda y trae tabaco».¿Qué haría?

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

6. Mientras espera en la tienda que el dependiente acabe con el cliente que tiene delante de usted, entra otro cliente y el empleado le atiende antes. Haría lo siguiente: ____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________


SUPOSICIONES TRADICIONALES ERRÓNEAS       LEGÍTIMOS DERECHOS

1. Es ser egoísta anteponer las necesidades propias a las de los demás. 

Algunas veces, usted tiene derecho a ser el primero.

2. Es vergonzoso cometer errores. Hay que tener una respuesta adecuada para cada ocasión.

Usted tiene derecho a cometer errores.

3. Si uno no puede convencer a los demás de que sus sentimientos son razonables, debe ser que está equivocado o bien que se está volviendo loco.

Usted tiene derecho a ser el juez último de sus  sentimientos y aceptarlos  como válidos.

 

4. Hay que respetar los puntos de vista     de los demás, especialmente si desempeñan algún cargo de autoridad. Guardarse las diferencias de opinión para uno mismo; escuchar y aprender.

Usted tiene derecho a tener sus propias opiniones y convencimientos

5. Hay que intentar ser siempre lógico y consecuente.

Usted tiene derecho a cambiar de idea o de línea de acción.

6. Hay que ser flexible y adaptarse. Cada uno tiene sus motivos para hacer las cosas y no es de buena educación interrogar a la gente.

Usted tiene derecho a la crítica y a protestar por un trato injusto.

 

 

                         

 

 

 

7. No hay que interrumpir nunca a la gente. Hacer preguntas denota estupidez.           

Usted tiene derecho a interrumpir para pedir una aclaración.

8. Las cosas podrían ser aún peores de lo que son. No hay que tentar a la suerte.

Usted tiene perfecto derecho a intentar un cambio.

9. No hay que hacer perder a los demás su valioso tiempo con los problemas de uno.

Usted tiene derecho a pedir ayuda o apoyo emocional.

10. A la gente no le gusta escuchar que uno se encuentra mal, así que es mejor guardárselo para sí.          

Usted tiene derecho asentir y expresar el dolor.

12. La satisfacción de saber que se ha hecho algo bien es la mejor recompensa. A la gente no le gustan los alardes; la gente que triunfa, en el fondo cae mal y es envidiada. Hay que ser humilde ante los halagos.

Usted tiene derecho a recibir el reconocimiento  formal por  un trabajo bien hecho.

13. Hay que intentar adaptarse siempre a los demás, de lo contrario no se encuentran cuando se necesitan.

Usted tiene derecho a decir "no".

14. No hay que ser antisocial. Si dices que prefieres estar solo, los demás pensarán que no te gustan. 

Usted tiene derecho a estar solo aún cuando los demás deseen su compañía.

 

15. Hay que tener siempre una buena razón para todo lo que se siente y se hace.        

Usted tiene derecho a no justificarse ante los demás.

16. Cuando alguien tiene un problema, hay que ayudarle.

Usted tiene derecho a no responsabilizarse de los problemas de los demás.

 

 

           

                                                                                               

                                                                                                 

 

17. Hay que ser sensible a las necesidades y deseos de los  demás, aún cuando éstos sean incapaces de demostrarlos.

Usted tiene derecho a no anticiparse a las necesidades y deseos de los demás.

 

18. Es una buena política intentar ver siempre el lado bueno de la gente.   

Usted tiene derecho a no estar pendiente de la buena voluntad de los demás.

19. No está bien quitarse a la gente de encima; si alguien hace una pregunta, hay que darle siempre una respuesta.

Usted tiene derecho a responder o a no hacerlo.

 

 

           

 

 

PRIMER PASO: identificar los tres estilos básicos posibles en toda conducta interpersonal:

Estilo agresivo.

Ejemplos de este tipo de conducta son la pelea, la acusación y la amenaza, y en general todas aquellas actitudes que signifiquen agredir a los demás sin tener para nada en cuenta sus sentimientos.

La ventaja de esta clase de conducta es que los demás no se meten con la persona agresiva; la desventaja es que no quieren tenerla cerca.

Se utiliza el ataque y se repite la cólera de anteriores enfados. No tienen nunca un ganador porque la conducta agresiva sólo va dirigida a agredir al otro, creando resentimientos e impidiendo la mejora de la situación.

 

Estilo pasivo.

 

Una persona tiene una conducta pasiva cuando permite que los demás la pisoteen, cuando no defiende sus intereses y cuando hace todo lo que le dicen sin importar lo que piense o sienta al respecto.

La ventaja de ser una persona pasiva es que raramente se recibe un rechazo directo por parte de los demás; la desventaja es que los demás se aprovechan de uno y se acaba por acumular una pesada carga de resentimiento y de irritación.

Estilo asertivo.

Una persona tiene una conducta asertiva cuando defiende sus propios intereses, expresa sus opiniones libremente y no permite que los demás se aprovechen de ella. Al mismo tiempo, es considerada con la forma de pensar y de sentir de los demás.

La ventaja de ser asertivo es que puede obtenerse lo que se desea sin ocasionar trastornos a los demás. Siendo asertivo se puede actuar a favor de los propios intereses sin sentirse culpable o equivocado por ello; igualmente dejan de ser necesarios la docilidad extrema o la retracción, el ataque verbal o el reproche, y estas formas de actuación pasan a verse como lo que son, formas inadecuadas de evitación que crean más dolor y estrés del que son capaces de evitar.

Antes de empezar a desarrollar una conducta asertiva hay que tener bien claro el hecho de que tanto el estilo de conducta agresivo como el pasivo, generalmente no sirven para lograr lo que se desea.

 

Ejemplo:

María:: Quisiera que fueras secando los platos mientras yo los lavo.

Juan: Estoy viendo la televisión.

María: Me sentiría mucho mejor si compartiéramos la responsabilidad de las tareas de la casa. Puedes volver a ver la televisión en cuanto hayamos terminado.

Juan: Es que van a tirar un penalti.

María: Bien, puedo esperarme un poco. ¿Me ayudarás cuando termine el fútbol?

Juan: De acuerdo.

La conducta asertiva no necesita insultar para solucionar un problema entre dos personas. La petición asertiva incluye un plan determinado a seguir y la posibilidad de negociar de mutuo acuerdo la mejor solución al problema.

 

 

PRÁCTICAS

Para distinguir los distintos estilos de conducta interpersonal, califique la conducta de la persona A, en las escenas que describimos a continuación, de agresiva, pasiva o asertiva.

Escena 1

A: ¿Es eso que veo otra abolladura en el coche?

B: ¡ Mira, acabo de llegar a casa, he tenido un día horrible y no quiero volver a hablar más del asunto por hoy!

A: ¡ A mí me importa hablar de ello y vamos a hacerlo ahora mismo!

B: ¡Ten un poco de consideración!

A: ¡ Vamos a decidir ahora quién va a pagar los gastos del arreglo, cuándo y dónde!

B: ¡ Ya me encargaré yo, pero ahora déjame sólo, por amor del cielo!

La conducta de A es   Agresiva   Pasiva   Asertiva

Escena 2

A: Dejaste que me las arreglara solo en la fiesta... Me sentí completamente abandonado.

B: Fuiste el último mono de la fiesta.

A: No conocía a nadie; lo menos que podrías haber hecho es presentarme a tus amigos.

B: Oye, eres mayorcito y puedes cuidarte solo. Estoy cansado de que siempre tengan que cuidar de ti.

A: y yo estoy cansado de tu falta de consideración.

B: Está bien, la próxima vez me pegaré a ti como si fuera cola.

La conducta de A es  Agresiva  Pasiva  Asertiva

Escena 3

A: ¿Podrías ayudarme con este fichero?

B: Estoy muy ocupado con este informe. Dímelo más tarde.

A: Bueno, realmente siento molestarte pero es importante.

B: Mira, tengo que acabarlo para las cuatro en punto.

A: Ya. Entiendo, ya sé que molesta mucho que te interrumpan.

La conducta de A es  Agresiva  Pasiva  Asertiva

Escena 4

A: Esta mañana he recibido una carta de mamá. Quiere venir a pasar dos semanas con nosotros. Realmente me gustaría verla.

B: ¡ Oh, no, tu madre no! y justo pisándole los talones a tu hermana. ¿ Cuándo vamos a tener un poco de tiempo para nosotros ?

A: Bueno, yo quiero que venga pero entiendo que ya tengas ganas de estar sin familia política bajo tus faldas. A mí me gustaría tenerla un mes conmigo en lugar de dos semanas, pero creo que invitarla a que pase una semana será suficiente.     ¿ Qué dices a eso?

B: Que me das un gran alivio.

La conducta de A es  Agresiva  Pasiva  Asertiva

Escena 5

A: i Vaya, hoy tienes un aspecto formidable!

B: ¿De quién te estás burlando? Tengo el pelo horrible y el vestido parece que me lo hayan dado.

A: Tómatelo como quieras.

B: y me siento tan horrible como lo es mi aspecto.

A: Bien, ya tengo que marcharme.

La conducta de A es  Agresiva  Pasiva  Asertiva

Escena 6

(En el transcurso de una fiesta, A está contando a sus amigos lo mucho que disfruta de que su novio la lleve a buenos restaurantes y al teatro. Sus amigos la critican de estar poco liberada. )

A: No es así. Yo no gano tanto en mi puesto de secretaria como él de abogado. Yo no podría hacer que asistiéramos a los lugares tan bonitos a los que vamos, ni siquiera pagar mi parte en todos. Dada la realidad económica, algunas tradiciones realmente tienen razón de ser.

La conducta de A es  Agresiva  Pasiva  Asertiva

 

CORRECCIÓN

Escena 1: A es agresiva. La afirmación inicial de A, hostil, produce resentimiento y retracción.

Escena 2: A es agresiva. El tono que utiliza es acusador y de reproche, con ello B se pone inmediatamente a la defensiva y no hay ganador posible.

 

Escena 3: A es pasiva. La línea de acción tímida de A produce un fracaso completo en su deseo, con lo que el problema que tenía con el fichero habrá de resolverlo sola.

 

Escena 4: A es asertiva. La petición es específica, no es hostil y está abierta a la

negociación y por tanto al éxito.

 

Escena 5: A es pasiva. A permite que B le rechace el cumplido y se rinde ante su acometida de negativismo.

 

Escena 6: A es asertiva. Se defiende ante la opinión mayoritaria del grupo y muestra una explicación clara y en absoluto amenazante del por qué de su postura.

 


 

SEGUNDO PASO:

 

Identificar las situaciones en que se desea aumentar la asertividad. Examine ahora cómo fueron sus respuestas ante las seis situaciones problemas descritas al comienzo de este documento y califíquelas en agresiva, pasiva o asertiva. Para precisar mejor las situaciones en las que debe aumentar su asertividad conviene contestar a un Cuestionario de Asertividad.

TERCER PASO:

Describir las escenas problema. Elija, inspirándose en los ítems del cuestionario de asertividad, una situación que le resulte de ligera a moderadamente incómoda. Haga una descripción escrita de la escena, asegurándose de incluir quién es la persona implicada, cuándo tiene lugar la escena (momento y lugar), qué es lo que le preocupa de la situación, cómo la afronta, qué teme que ocurra en caso de mostrar una conducta asertiva, y cuál es su objetivo. Sobre todo procure ser explícito, las generalizaciones le dificultarán la posterior realización de un guión escrito para intentar la asertividad en tal situación.

Un ejemplo de descripción insuficiente:

Tengo grandes problemas en persuadir a algunos de mis amigos de que, para variar, me escuchen ellos a mí. No paran de hablar y nunca puedo meter baza; me gustaría poder participar más en la conversación. Me siento como si me atropellaran.

Observe que la descripción no especifica quién es el amigo implicado, cuándo es más probable que se desarrolle la situación descrita, cómo actúa la persona asertiva, qué teme que ocurra en caso de serlo y cuál es su objetivo, al querer aumentar la participación en la conversación.

La misma escena podría escribirse del siguiente modo:

Mi amiga Doris (quién), cuando nos encontramos después del trabajo para tomar una copa juntos (cuándo ), generalmente no para de hablar de sus problemas en el matrimonio (qué). Todo lo que hago yo es estar sentado a su lado e intentar interesarme por el tema (cómo). Si la interrumpo, temo que piense que no me preocupo (temor). Me gustaría poder cambiar el tema de la conversación y hablar a veces de mis cosas ( objetivo ).

Escriba tres o cuatro escenas problema e intente revivir cada una con los pensamientos y sensaciones que experimenta cada vez que tal escena tiene lugar. Por ejemplo, en tales situaciones suele bombardearse con pensamientos negativos ( «No puedo hacerlo. Estoy perdiendo otra oportunidad». «Chico, pareces tonto», etc.), o sentir tensión a nivel del estómago o parecer que le falta el aire.

 

 

CUARTO PASO: escribir un guión a seguir para conseguir el cambio de conducta. El guión consiste en un plan escrito para afrontar la situación problema de forma asertiva. Distinguimos en él seis elementos:

Expresar cuidadosamente cuáles son sus derechos, qué es lo que desea, lo que necesita y cuáles son sus sentimientos respecto a la situación. Liberar los reproches, el deseo de herir y la autocompasión. Definir su objetivo y tenerlo presente cuando esté tratando el cambio.

Señalar el momento y un lugar para discutir el problema que le concierne a usted y a la otra persona. Puede excluirse este punto cuando lo que intente afrontar de forma asertiva sean situaciones espontáneas tales como que alguien intente pasarle delante en una cola.

 

Caracterizar la situación problema de la forma más detallada posible.

 

Adaptar la definición de sus sentimientos a los llamados «mensajes en primera persona». Estos mensajes expresan los sentimientos sin evaluar o reprochar la conducta de los demás. Así, en lugar de decir «Eres desconsiderado» o «Me haces daño», un mensaje en primera persona diría: «Me siento herido». Lo que hacen es unir la afirmación que describe el sentimiento a la conducta de la otra persona que la provoca. Por ejemplo, «Me sentí herido cuando te marchaste y no me dijiste adiós». Compare la claridad de esta frase con el siguiente reproche: «Me sentí herido porque fuiste desconsiderado conmigo»

 

Limitar mediante una o dos frases claras cuál es su objetivo.

 

Acentuar la posibilidad de obtener lo que desea, si cuenta con la cooperación de la otra persona para que se den las circunstancias necesarias para ello. Si es necesario, exprese las consecuencias negativas que traerá su falta de cooperación.

 

Este es un ejemplo de guión en el que una mujer (A) desea disponer cada día de una hora y media de calma y tranquilidad para realizar sus ejercicios de relajación. Su esposo (B) la interrumpe siempre con preguntas o solicitando su atención. El guión de A es el siguiente:

Expresar: Es responsabilidad mía asegurarme de que B respete mis necesidades y realmente tengo derecho a disponer de un poco de tiempo para mí.

Señalar: Le preguntaré si quiere hablar del problema esta noche cuando llegue a casa. Si no quiere, fijaré yo el momento para mañana o pasado.

Caracterizar: Cuando estoy haciendo los ejercicios de relajación, por lo menos una vez y normalmente más de una, me interrumpe por algún motivo; incluso a veces me ha abierto la puerta para preguntarme la hora. Con ello me desconcentra y luego es mucho más difícil lograr relajarme.

Adaptar: Me pongo de mal humor cuando me interrumpen en el tiempo que dedico a estar sola y me siento frustrada cuando, luego, los ejercicios me cuestan más de hacer.

Limitar: Me gustaría que, cuando tengo la puerta cerrada, no me interrumpieran a no ser en un caso de verdadera emergencia. Tiene que asumir la idea de que mientras esté cerrada la puerta quiere decir que estoy haciendo todavía los ejercicios y que quiero estar sola. Debo decirle:

Acentuar: Si no me interrumpes, cuando termine podré venir a charlar un rato contigo. Si me interrumpes, tardaré más en hacer los ejercicios.

 

Este guión, igual que la situación problema que lo ha originado, es específico y detallado. La exposición del problema es clara y pertinente y no reprocha ni acusa a nadie y tampoco es pasiva. Los sentimientos se expresan como «mensajes en primera persona» y se asocian a los acontecimientos o conductas específicas que los provocan, sin evaluar, por ejemplo, al marido de A ni al jefe de Pedro. Los «mensajes en primera persona» proporcionan una gran carga de seguridad al individuo asertivo, ya que normalmente evitan que la otra persona se moleste o se ponga a la defensiva. Con esta forma de expresión de los sentimientos, no se acusa a nadie de ser una mala persona; simplemente se manifiesta lo que se desea conseguir o a lo que se cree tener derecho.

 

Un guión que se haya realizado en forma correcta debe cumplir los siguientes requisitos:

1. Establecer, cuando sea conveniente, un momento y lugar que resulte adecuado para ambas partes, a fin de asegurar las necesidades propias.

2. Describir la conducta de forma objetiva, sin juzgar o evaluar .

3. Describir de forma clara, utilizando referencias específicas al momento, lugar y frecuencia de la situación.

4. Expresar los sentimientos de forma tranquila y directa.

5. Limitar el motivo del sentimiento exclusivamente a la conducta problema, no a la totalidad de la persona emisora de dicha conducta.

6. Evitar expresar las debilidades disfrazándolas de «sentimientos honestos».

7. Pedir cambios que sean razonables y lo suficientemente pequeños como para no provocar una gran resistencia.

8. No pedir más de uno o dos cambios muy específicos cada vez.

9. Hacer los reforzamientos de forma explícita, ofreciendo a la otra persona algo realmente deseable.

10. Evitar los castigos que sean demasiado grandes para resultar una amenaza real.

11. Prestar atención a los derechos y objetivos de la conducta asertiva.

 

Teniendo en cuenta estas reglas, podemos distinguir entre un guión bien hecho y uno mal hecho. Por ejemplo, durante varios semestres seguidos, Julia ha querido asistir a una clase nocturna de cerámica. Cada vez que lo ha intentado, su marido ha puesto una excusa u otra para no quedarse con los niños mientras dura la clase. El guión de Julia es el siguiente:

E Tengo miedo de que me estén marginando.

S Así que voy a decírselo esta noche.

C Un año es demasiado tiempo para esperar.

A Él es demasiado egoísta para ayudarme.

L Pero va a tener que fastidiarse cada miércoles por la noche.

A y si no le gusta, ya puede despedirse de su matrimonio.

Julia ha violado las reglas número:

1. Por no quedar de acuerdo en un día y lugar para discutir el asunto.

2. Por utilizar frases no específicas y acusadoras como «me están marginando».

3. Por no detallar exactamente en qué consiste el problema.

5. Por describir a su marido como un egoísta, en lugar de expresar sus propios sentimientos ante la conducta de éste.

8. Por no especificar el número de semestres.

9. Por no ofrecer ninguna recompensa a cambio de la modificación de conducta.

10. Por amenazar con un castigo que excede, con mucho, la culpa.

El mismo guión de Julia podría escribirse de forma correcta como sigue:

E Es algo vital para mí disponer de tiempo para realizar aquellas cosas que me interesan.

S Le pediré a él que discutamos el asunto el sábado por la mañana después del desayuno o más tarde, en cuanto pueda.

C He perdido ya dos clases de cerámica porque tú no estabas disponible para cuidar de los niños. He esperado un año y me gustaría matricularme esta vez.

A Me siento frustrada por no haber podido probar algo que realmente me llamaba la atención y también me he sentido dolida al ver que te dedicas a otras cosas en lugar de ayudarme a que pueda asistir a las clases.

L Me gustaría que te cuidaras de los niños los miércoles por la noche de 6:30 a 9:00. El curso acaba el 2 de junio.

A Si accedes, cada miércoles prepararé cordero de esta forma especial que te gusta, pero si te niegas tendremos otro gasto más porque tendré que buscar una «canguro».

Ahora la conducta problema se ha descrito de forma específica, y los sentimientos se han expresado de forma no amenazadora; la recompensa que ofrece Julia es realista y explícita. Hay que observar que normalmente no es necesario el reforzamiento negativo y que para reforzar positivamente suele bastar la exposición de que se sentirá mejor si se modifica una conducta determinada. Generalmente, hay que evitar hacer promesas.

 

Ahora puede pasar ya a escribir su propio guión. Una vez que lo haya hecho, ensaye delante del espejo. Si es posible, grabe estos ensayos en una cinta magnetofónica, para depurar el estilo. Es útil realizar los ensayos con un amigo delante para obtener, de este modo, una reacción inmediata. Imagínese, o mejor aún, represente la peor respuesta posible que puede recibir a su petición. Deje de temer a la respuesta como si se tratara de una pesadilla, afrontándola y preparándose después su contrapartida.


GUIÓN PARA CONSEGUIR EL CAMBIO DE CONDUCTA

 

 

EXPRESAR

 

 

 

 

SEÑALAR

 

 

 

 

CARACTERIZAR

 

 

 

 

ADAPTAR

 

 

 

 

LIMITAR

 

 

 

 

ACENTUAR

 

 

 

 

QUINTO PASO:  desarrollo de un lenguaje corporal adecuado. Cinco reglas básicas que debe practicar delante del espejo.

I.                     Mantenga contacto ocular con su interlocutor.

II.                    Mantenga una posición erguida del cuerpo.

III.                   Hable de forma clara, audible y firme.

IV.                No hable en tono de lamentación ni en forma apologista.

V.                  Para dar mayor énfasis a sus palabras, utilice los gestos y las expresiones del rostro.

EL SEXTO Y ÚLTIMO PASO para llegar a ser una persona asertiva es aprender a evitar la manipulación. Inevitablemente, se encontrará con estratagemas que intentarán impedir sus objetivos, desarrolladas por aquellos que pretenden ignorar sus deseos. Las técnicas que se describen a continuación son fórmulas que han demostrado ser efectivas para vencer dichas estratagemas:

Técnica del disco roto.

 Repita su punto de vista con tranquilidad, sin dejarse ganar por aspectos irrelevantes (Sí, pero... Sí, lo sé, pero mi punto de vista es... Estoy de acuerdo, pero...)

Técnica del acuerdo asertivo.

Responda a la critica admitiendo que ha cometido un error, pero separándolo del hecho de ser una buena o mala persona. (Sí, me olvidé de la cita que teníamos para comer. Por lo general, suelo ser más responsable. )

Técnica de la pregunta asertiva.

 Consiste en incitar a la critica para obtener información que podrá utilizar en su argumentación. (Entiendo que no te guste el modo en que actué la otra noche en la reunión. ¿Qué fue lo que te molestó de él? ¿ Qué es lo que te molesta de mí que hace que no te guste ? ¿ Qué hay en mi forma de hablar que te desagrada?)

Técnica para procesar el cambio.

 Desplace el foco de la discusión hacia el análisis de lo que ocurre entre su interlocutor y usted, dejando aparte el tema de la misma. (Nos estamos saliendo de la cuestión. Nos vamos a desviar del tema y acabaremos hablando de cosas pasadas. Me parece que estás enfadado.)

Técnica de la claudicación simulada.

Aparente ceder terreno sin cederlo realmente. Muéstrese de acuerdo con el argumento de la otra persona pero no consienta en cambiar de postura. (Es posible que tengas razón, seguramente podría ser más generoso. Quizá no debería mostrarme tan duro, pero... )

Técnica de ignorar.

Ignore la razón por la que su interlocutor parece estar enfadado y aplace la discusión hasta que éste se haya calmado. ( Veo que estás muy trastornado y enojado, así que ya discutiremos esto luego.)

Técnica del quebrantamiento del proceso.

 Responda a la critica que intenta provocarle con una sola palabra o con frases lacónicas. (Sí... no... quizá.)

Técnica de la ironía asertiva.

 Responda positivamente a la critica hostil. (Responda a «Eres un fanfarrón» con un «Gracias».)

Técnica del aplazamiento asertivo.

Aplace la respuesta a la afirmación que intenta desafiarle hasta que se sienta tranquilo y capaz de responder a ella apropiadamente. (Sí... es un tema muy interesante... Tengo que reservarme mi opinión al respecto... No quiero hablar de eso ahora.)

Le resultará de utilidad prepararse contra ciertas estrategias típicas que intentarán bloquear y atacar sus respuestas asertivas. Algunas de las más enojosas son:

Reírse. Responder a su reivindicación con un chiste. (¿ Sólo tres semanas tarde? j Yo he conseguido ser todavía menos puntual!) Utilice en estos casos la técnica para procesar el cambio (Las bromas nos están "apartando del tema) y la del disco roto (Si.., pero.)

Culpar. Culparle a usted del problema. (Haces siempre la cena tan tarde que luego estoy demasiado cansado para lavar los platos.) Utilice la técnica de la claudicación simulada (Puede que tengas razón, pero tú estás rompiendo tu compromiso de lavar los platos), o simplemente no se muestre de acuerdo (Las diez es una buena hora para lavar los platos).

Atacar. Consiste en responder a su afirmación con un ataque personal del siguiente tipo: «¿Quién eres tú para molestarte porque te interrumpan? iEres la fanfarrona más grande que conozco! » Las mejores estrategias en estos casos son la técnica de la ironía asertiva ( Gracias) junto con la del disco roto o la de ignorar (Veo que estás de mal humor, ya hablaremos más tarde).

Retrasar. Su reivindicación es recibida con un «Ahora no, estoy demasiado cansado» o « Puede que en otra ocasión...». Utilice en estos casos la técnica del disco roto o insista en fijar una fecha para discutir el asunto.

Interrogar. Consiste en bloquear cada una de sus afirmaciones con una serie continuada de interrogantes: «¿Por qué te sientes así? ...Todavía no sé por qué no quieres ir... ¿Por qué has cambiado de opinión?». La mejor respuesta es utilizar la técnica para procesar el cambio (Porque no es ese el problema. La cuestión es que no quiero ir esta noche) o la del disco roto.

Utilizar la autocompasión. Su reivindicación es recibida con lágrimas y con la acusación implícita de que usted es un sádico. Intente seguir adelante con su guión, utilizando la técnica del acuerdo asertivo. (Sé que te resulta doloroso, pero tengo que resolverlo.)

Buscar sutilezas. La otra persona intenta discutir sobre la legitimidad de sus sentimientos o sobre la magnitud del problema, etc., para así distraer su atención. Utilice en estos casos la técnica para procesar el cambio (Nos estamos entreteniendo en sutilezas y apartándonos de la cuestión principal), junto con la reafirmación de su derecho a sentirse como se siente.

Amenazar. Su interlocutor intenta amenazarle con frases como esta: «Si sigues con la misma cantinela, vas a tener que buscarte otro novio». Utilice en estos casos la técnica del quebrantamiento del proceso ( Quizá) y la de la pregunta asertiva (¿Por qué te molesta mi petición?). También puede utilizar la técnica para procesar el cambio (Eso suena a amenaza) o la de ignorar.

Negar. Consiste en hacerle creer que usted se equivoca: «yo no hice eso» o «De verdad que me has malinterpretado». Reafírmese en lo que ha observado y experimentado y utilice la técnica de la claudicación simulada. (Puede parecer que estoy equivocado, pero he observado que... ).