TÉCNICAS DE LECTURA PARA NIÑOS CON DISLEXIA 

 

 


            Los niños con problemas de dislexia perciben de forma holística, ven el todo antes que las partes, es decir, el procesamiento que tienen de la información es de tipo visual. Los términos más concretos los convierten fácilmente a imágenes mediante un conjunto de funciones internas que llamamos inteligencia visual. Es un tipo de inteligencia distinta a la inteligencia verbal. Quiere esto decir que los niños disléxicos tendrán dificultades al enfrentarse a estímulos verbales como los de la lectura; en principio no ven las letras que constituyen una palabra y, al concentrarse en la lectura de la misma realizan un gran esfuerzo donde intentan adivinar lo que están leyendo, produciéndoles desorientación. Para ayudarles a ver las “partes” antes que el todo, diversos investigadores han diseñado una serie de técnicas de lectura, de las que se exponen tres (Ronald D. Davis, 1994):

 

 

 

LECTURA DELETREADA:

 

            Con esta técnica perseguimos dos objetivos:

 

1.- Entrenar al niño en el movimiento de ojos al leer (izquierda-derecha).

2.- Enseñarle a que reconozca grupos de letras como palabras.

 

            Se le da al niño la siguiente instrucción: “Dí sólo el nombre de cada letra, una detrás de otra. Luego yo pronuncio la palabra y tú la repites”.

 

            La sesión de lectura deletreada durará un máximo de diez minutos. No se trata de un proceso fonético sino de reconocimiento de letras y palabras y con ella se entrena al cerebro y a los ojos del niño para examinar de izquierda a derecha durante el proceso de lectura.

 

            Se le dice también que vaya despacio, que tome el entrenamiento con calma, que si va despacio y está tranquilo le resultará más fácil.

 

            Se usa un texto sencillo, adaptado a su nivel curricular. Las palabras pueden presentarse de varias maneras dependiendo de la destreza que manifieste el niño. Si el nivel es bajo, se van presentando una a una, señalándola con el dedo o lápiz o tapando por la derecha y por debajo con una cartulina, descubriendo una palabra tras otra. Si el nivel es medio o alto se le presenta el texto completo. Si al deletrear la palabra el niño se da cuenta qué palabra es se le permite decirla sin esperar a que el profesor la diga, después del deletreo.

 

            Para elevar su progreso y autoestima se elogia cualquier mejora o intento de mejora.

 

PASAR-PASAR-DELETREAR:

 

            Tiene Como objetivo la continuación del entrenamiento de los movimientos de los ojos de izquierda a derecha y el reconocimiento de palabras. No se persigue la comprensión de lo leído, solamente el reconocimiento de la palabra.

 

            Con esta técnica se deja de señalar con el dedo o lápiz y también se desecha el movimiento de la cartulina de izquierda a derecha. Se desliza la cartulina hacia debajo de la página descubriendo una línea entera.

 

            Se le da esta instrucción: “Pasa tus ojos sobre la palabra. Si la palabra no sale de tu boca, pasa otra vez. Si tampoco sale de tu boca la segunda vez, deletréala. Después yo te la diré y tú la repites”.

 

            En esta técnica se aumenta la dificultad del texto cada vez, eligiendo un texto de un nivel superior.

 

            Se elogia cada lectura por poco que el alumno avance.

 

            Cuando pueda reconocer casi todas las palabras se pasa a la siguiente técnica, Puntuación con Imágenes.

 

 

PUNTUACIÓN CON IMAGEN:

TÉCNICAS DE LECTURA-DISLEXIA 


            Objetivo: Comprender lo que lee.

 

            En nuestra lengua cada pensamiento completo es seguido o es rodeado por signos de puntuación. Al final hay una relación de los mismos, de los que hay que hacer consciente al alumno verificando su existencia en el texto.

 

            La consigna que vas a dar al niño es ésta: “Le vas a dar significado a lo que vas a leer. Cuando veas un signo de puntuación te vas a detener y formar una imagen en tu mente de lo que acabas de leer”.

 

Haz que el niño lea una frase corta (sólo las palabras que llegan hasta la primera señal de puntuación). Se tapa el texto y se pregunta al niño ¿Qué ves?.

 

Si la frase es difícil para ser imaginada, como “érase una vez”, se le pregunta “¿qué sientes? O ¿qué significado tiene para ti?.

 

Si encuentra palabras cuyo significado desconoce se le explica o se busca en el diccionario.

 

            Repetir este proceso con cada frase que acabe o contenga un signo de puntuación.

 

Estos son los signos donde el niño debe pararse y formar su imagen mental: