Reglamento de Régimen Interior
Residencia Escolar Pedro García Cabrera

TÍTULO I TÍTULO II TÍTULO III DE LOS DEBERES DE LOS ALUMNOS
TÍTULO IV
TÍTULO V CONDUCTAS CONTRARIAS A LAS NORMAS DE CONVIVENCIA EN EL CENTRO
TÍTULO VI
TÍTULO VII DERECHOS Y DEBERES DE PADRES/TUTORES DE ALUMNOS, PERSONAL DOCENTE Y PERSONAL NO DOCENTE DISPOSICIÓN ADICIONAL

CLÁUSULA ADICIONAL

TÍTULO I:
La Residencia Escolar "Pedro García Cabrera" es un centro educativo que acoge en régimen de internado a aquellos alumnos y alumnas sin medios ordinarios de comunicación que por habitar en poblaciones diseminadas o carecer de un centro docente sostenido con fondos públicos en su zona de influencia, no pueden acceder a aquellos niveles ele estudio que desean cursar, o cuando sus condiciones socioeconómicas así lo aconsejan para garantizar su nivel de instrucción a sus condiciones madurativas.
Se define como de régimen ordinario, porque acoge alumnos cuya escolarización tiene lugar en centros de régimen ordinario. En ella se realizan actividades educativas, culturales de ocio, de orientación personal, escolar y profesional, así como todas aquellas acciones dirigidas a desarrollar actitudes, hábitos personales y sociales de los alumnos.

FINES Y OBJETIVOS GENERALES.
Esta Residencia Escolar tendrá como fin último el pleno desarrollo de la personalidad del alumno mediante una formación humana integral y el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales, promoviendo además acciones que ayuden a los alumnos en su capacitación para el ejercicio de futuras actividades profesionales.
Tres serán sus objetivos generales:
  1. Desarrollo de hábitos de participación y convivencia, y promoción de todas aquellas acciones educativas que generen actitudes de respeto y tolerancia.
  2. Programación y' desarrollo de actividades complementarias al diseño curricular, englobadas en el marco educativo, cultural, así como aquellas tendentes a mejorar la calidad del tiempo de ocio.
  3. Orientación y• asesoramiento del alumnado en lo personal, escolar y profesional.
TÍTULO II:
Artículo 1o.- Todos los miembros de la comunidad educativa están obligados a respetar los derechos que se establecen en el presente Decreto. El ejercicio de sus derechos por parte del alumnado implicará el reconocimiento y respeto de los derechos del resto de los miembros de la comunidad educativa.
Artículo 2o.- Todos los alumnos tienen derecho a las mismas oportunidades educativas. El Centro desarrollará las iniciativas que eviten la discriminación de los residentes.
Artículo 3o.- Los alumnos tienen derecho a recibir una formación que asegure el pleno desarrollo de su personalidad, a cuyo fin se encaminará siempre el Proyecto educativo de la Residencia Escolar. a) El pleno desarrollo de la personalidad del alumno exige una jornada de trabajo escolar acomodada a su edad y una planificación equilibrada de sus actividades de estudio, que al mismo tiempo propicie el desarrollo de actividades extracurriculares y fomente el desarrollo personal crítico, plural, participativo y solidario.
Artículo 4o.- Todos los alumnos tienen derecho a conocer el Plan de Centro, así como los criterios evaluativos.
Artículo 5o.- Los alumnos tienen derecho a que se respete su libertad de conciencia, sus convicciones religiosas, éticas, morales o ideológicas, así como su intimidad en los que respecta a tales creencias o convicciones.
Artículo 6o.- Todos los alumnos tienen derecho a que se respete su integridad física y moral y su dignidad personal, no pudiendo ser objeto, en ningún caso, de tratos vejatorios o degradantes o de castigos físicos o morales. a) El alumnado tiene derecho a desarrollar su actividad Residencial en las debidas condiciones de seguridad e higiene.
Artículo 7o.- Los centros docentes estarán obligados a guardar reserva sobre toda aquella información de que disponen acerca de las circunstancias personales y familiares del alumnado. No obstante comunicarán a la autoridad competente aquellas circunstancias que pueden implicar malos tratos para el alumnado o cualquier otro incumplimiento de los deberes establecidos por las leyes de protección de los menores.
Artículo 8o.- Los alumnos tienen derecho a participar en el funcionamiento Y en la vida del centro, en la actividad escolar y en la gestión del mismo, de acuerdo con lo dispuesto en la legislación vigente en la materia.
Artículo 9o.- Salvo en aquellas actividades consideradas obligatorias, los alumnos tienen derecho a participar, en calidad de voluntarios, en las actividades Residenciales, con las limitaciones establecidas con carácter general y de acuerdo con lo programado.
Artículo 10o.- Los alumnos tienen derecho a elegir, mediante sufragio directo y secreto, a sus representantes en el Consejo de Residencia.
  1. Los delegados y representantes de los alumnos en el Consejo no podrán ser sancionados en el ejercicio de funciones como portavoces de los alumnos en los términos de la normativa vigente.
  2. La Dirección del centro facilitará a los alumnos del Consejo de Residencia un espacio adecuado para que pueda celebrar sus reuniones y los medios materiales necesarios para su correcto funcionamiento, dentro de sus disponibilidades.
  3. Los alumnos tienen derecho a ser informados por sus representantes en el Consejo de Residencia, de todas las cuestiones que les afecten.
Artículo 11o.- Todos los alumnos tienen derecho a recibir orientación escolar y profesional para conseguir el máximo desarrollo personal, social y profesional, según sus capacidades, aspiraciones o intereses, con exclusión de cualquier discriminación.
  1. El ejercicio de la tutoria educativa, a nivel individual y de grupo, constituye para la Residencia instrumento obligatorio de garantía de este derecho. De manera especial, se cuidará la orientación escolar y profesional de los alumnos con dificultades o con carencias sociales o culturales.
  2. Para hacer efectivo el derecho del alumnado a la orientación escolar y profesional el centro recibirá los recursos y el apoyo necesario de la Administración educativa, que podrá promover a tal fin la cooperación con otras Administraciones e Instituciones.
Artículo 12o.- La Administración educativa promoverá, dentro de las limitaciones presupuestarias, las ayudas precisas para compensar posibles carencias del alumnado, de tipo familiar, económico o sociocultural, mediante una política de becas y servicios (te apoyo que favorezcan el acceso de los alumnos a los distintos niveles educativos, en un marco de igualdad y oportunidades.
Artículo 13o.- La Administración educativa promoverá, dentro de las límitaciones presupuestarias, el establecimiento de un adecuado régimen de becas que permitan, al alumnado que padezca infortunio familiar, la continuidad y finalización de los estudios que se encuentre realizando, promoviendo, en su caso, la adjudicación de plazas en residencias escolares.
  1. Los alumnos tendrán cubierta la asistencia médica y hospitalaria y gozarán de cobertura sanitaria en los términos previstos en la legislación vigente.
  2. En el caso de accidente o de enfermedad prolongada, el alumnado tendrá derecho a la ayuda precisa. a través de la orientación requerida y el material didáctico adecuado, para que el accidente o enfermedad no suponga detrimento de su rendimiento escolar.
Artículo 14o.- El alumnado tiene derecho a asociarse. La Dirección del centro facilitará la utilización de los locales necesarios para garantizar el ejercicio de este derecho que, en todo caso, se realizará respetando el normal desarrollo de las actividades académicas y dentro de las disponibilidades de los mismos.
Artículo 15o.- Todos los cargos directivos de los centros están obligados, de forma inmediata, y a través del Director del centro, a poner en conocimiento de la Comisión de Convivencia cualquier actuación que menoscabe o impida el efectivo ejercicio de los derechos del alumnado.
  1. La Comisión de Convivencia, una vez haya tenido conocimiento de la actuación, elaborará un informe, el cual será elevado al Consejo para la adopción por éste, previa audiencia de los interesados, de las medidas que estime oportunas.
Artículo 16o.- En los términos previstos en el artículo 1.3 de la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Orientación General del Sistema Educativo, de acuerdo con el artículo 20.1.a) de la Constitución Española, y dentro de los principios democráticos de convivencia, el alumnado tiene derecho a manifestación de discrepancia ante decisiones y acontecúnientos académicos, culturales o sociales.
  1. Las discrepancias, cualquiera que sea su motivación, alcance y contenido, serán puestas en conocimiento de la Comisión de Convivencia, a los efectos de adoptar por ésta las medidas que correspondan.

TÍTUL0 III: DE LOS DEBERES DE LOS ALUMNOS
Artículo 17o.- El estudio constituye un deber básico del alumnado y se concreta en las siguientes obligaciones:
  1. Asistir a clase con puntualidad y participar en las actividades orientadas al desarrollo de los planes de estudio.
  2. Cumplir y respetar los horarios aprobados para el desarrollo de las actividades del centro.
  3. Seguir las orientaciones del profesorado respecto de su aprendizaje y mostrarle el máximo respeto N, consideración, al igual que al resto de los miembros de la comunidad educativa.
  4. Respetar el ejercicio del derecho al estudio de sus compañeros.
  5. Responder las cuestiones educativas planteadas por el profesorado y realizar las tareas que se le propongan.
Artículo 18o.- El alumnado debe respetar la libertad de conciencia y las convicciones ideológicas, religiosas y morales, así como la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa.
Artículo 19o.- Constituye un deber del alumnado la no discriminación de ningún miembro de la comunidad educativa por razón de nacimiento, raza, sexo o por otra circunstancia social o personal.
Artículo 20o.- El alumnado debe cuidar .y utilizar correctamente los bienes muebles, el material didáctico, los recursos pedagógicos y las instalaciones del centro, así como respetar las pertenencias de los otros miembros de la comunidad educativa.
Artículo 21o.- El alumnado tiene el deber de participar en la vida y funcionamiento del centro, con el propósito de favorecer el mejor desarrollo de la enseñanza, de la orientación escolar y de la convivencia del mismo.
Artículo 22o- El alumnado tiene el deber de respetar el Reglamento de Régimen Interior del centro, así como las decisiones de los órganos unipersonales y colegiados del mismo, sin perjuicio de que puedan impugnarlas ante la Dirección Territorial de Educación respectiva cuando estimen que lesionan sus derechos.

TÍTULO IV: NORMAS DE CONVIVENCIA DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 23o.- Los alumnos no podrán ser sancionados por comportamientos que no sean tipificados como faltas.
Artículo 24o.- Los incumplimientos de las normas de convivencia habrá de ser valorados considerando la situación y las condiciones personales del alumno.
  1. Los miembros de la comunidad educativa, y en particular el profesorado, pondrán especial cuidado en la prevención de las actuaciones contrarias a las normas de convivencia, desterrando los comportamientos insolidarios, agresivos y antisociales. mediante contacto y la cooperación constate y directa con los alumnos afectados mayores de edad, así corno los padres o representantes legales de los menores.
Artículo 25o.- Las sanciones que hayan de aplicarse por el incumplimiento de las normas de convivencia habrán de tener un carácter educativo y recuperador sin que se menoscaben los derechos del alumnado. Además, procurarán la mejora en las relaciones de todos los miembros de la comunidad educativa. En todo caso, en la sanción por los incumplimientos deberá tenerse en cuenta que:
  1. Ningún alumno podrá ser privado del ejercicio de su derecho a la educación, ni, en el caso de la educación obligatoria, de su derecho a la escolaridad.
  2. No podrán imponerse sanciones contrarias a la integridad física y a la dignidad personal del alumnado.
  3. La imposición de las sanciones previstas en este Reglamento de Régimen Interior respetará la proporcionalidad con la conducta del alumno y deberá contribuir a la mejora de su proceso educativo.
  4. Los órganos competentes para la instrucción del expediente o para la imposición de sanciones, deberán tener en cuenta la edad del alumno, tanto en el momento de decidir su incoación o sobreseimiento, como a efectos de graduar la aplicación de la sanción cuando proceda.
  5. Se tendrán en cuenta las circunstancias personales, familiares o sociales del alumno antes de resolver el procedimiento sancionador. A estos efectos se podrán solicitar los informes que se estimen necesarios sobre las aludidas circunstancias, y recomendar. en su caso, a los padres o a los representantes legales del alumno o a las instancias públicas competentes la adopción de las medidas necesarias.
  6. Los alumnos cuando se encuentren enfermos deberán poner en conocimiento inmediato al personal del colegio.
Artículo 26o.- Los alumnos que de forma intencionada causen daños a las instalaciones del centro o a su material, así como a los bienes y pertenencias de cualquier miembro de la comunidad educativa, quedan obligados a reparar el daño causado o a hacerse cargo del costo económico de su reparación. Igualmente, quienes sustrajesen bienes del centro o de cualquier miembro de la comunidad escolar deberán restituir lo sustraído. En todo caso, los padres o representantes legales de los alumnos serán responsables civiles en los término previstos en las leyes.
  1. La pérdida de condición de alumno en el centro de estudio lleva implícita la pérdida de la plaza en la Residencia Escolar.
Artículo 27o.- A efectos de la gradación de las sanciones que puedan imponerse se tendrán en cuenta los siguiente criterios:
  1. Serán consideradas circunstancias atenuantes:
    1. El reconocimiento espontáneo de la conducta incorrecta.
    2. La petición pública de excusas, estimadas como suficientes por los afectados, que, en ningún caso, podrá suponer un acto de humillación o de vejación hacia él o los alumnos implicados.
    3. La falta de intencionalidad.
  2. Serán consideradas circunstancias agravantes:
    1. La premeditación y reiteración.
    2. La incitación o estimulo a la actuación irregular colectiva.
    3. Alentar al daño, injuria u ofensa a los compañeros de menor edad o a los recién incorporados al centro.
    4. Cualquier acto que atente contra el derecho a la no discriminación.
  3. En el caso de la sustracción de bienes o pertenencias del centro o de cualquier miembro de la comunidad educativa, se atenderá el valor de lo sustraído.
Artículo 28o.- Podrán corregirse, de acuerdo con lo dispuesto, los actos contrarios a las normas de convivencia en el centro realizados por los alumnos tanto en el recinto Residencial como durante la realización de actividades complementarias y extraescolares.
Artículo 29o.- El Consejo de Residencia de los centros supervisarán el cumplimiento efectivo de las sanciones en los términos en que hayan sido impuestas.
Artículo 30o.-
  1. Asistir y participar responsablemente en las actividades educativas, culturales y de ocio programadas por la Residencia Escolar.
  2. Asistir a cuantas reuniones tutoriales se programen en la Residencia Escolar.
Artículo 31o.-
  1. Poner el máximo cuidado en la conservación del mobiliario, material pedagógico y demás instalaciones de la Residencia. Respondiendo de los deterioros que pudieran causar en la misma.
  2. Cumplir con los horarios de los servicios prestados por la Residencia, así como horarios de estudios programados.
Artículo 32o.-
  1. No salir, hijo ningún concepto, de los límites de la Residencia durante el horario obligatorio de permanencia en ésta, salvo con permiso expreso del Maestro de Actividades-Tutor y solicitado con la debida antelación.
  2. Todos los alumnos permanecerán en la Residencia a partir de las 22:30 horas, excepto viernes, sábados, domingos y víspera de festivo. que se regirán por el siguiente horario.
Previa autorización paterna:
  1. Hasta los 18 años se incorporarán a la 1:00 a.m.
  2. A partir de los 18 años hasta las 3:00 a.m. como hora límite. El plazo máximo para comunicar la salida de la Residencia antes de las 22:30 p.m.
  3. Los alumnos/as residentes en la isla de Tenerife, deberán abandonar la Residencia los viernes, desde las 16:00 horas (turno de mañana). y regresar el domingo a partir de las 17:00 horas. Los alumnos/as (turno de tarde), podrán salir de la Residencia el sábado por la mañana y regresar el lunes.
  4. Los alumnos de otras islas que tengan permiso familiar para pernoctar los fines de semana en domicilios autorizados, en caso de hacer uso de este permiso, deberán ausentarse de la Residencia un mínimo de 24 horas.
Artículo 33o.- Según se específica en el Real Decreto 192/1988 de 4 de marzo (B.O.E del 9), artículo 7 y 8 se establece la prohibición de consumir tabaco y bebidas alcohólicas en los Centros Docentes.

TÍTULO V:
CONDUCTAS CONTRARIAS A LAS NORMAS DE CONVIVENCIA EN EL CENTRO
Artículo 34o.- Las conductas del alumnado, contrarías a las normas de convivencia y que no alcancen la consideración de las faltas leves, podrán ser sancionadas por los profesores correspondientes, mediante los métodos oportunos, que deberán ser educativos y no privativos o lesivos de los derechos del estudiante.
Artículo 35o.- Las faltas podrán ser leves, graves y muy graves. Son faltas leves todas aquellas que impongan una transgresión ligera y esporádica a los deberes de los alumnos.
  1. Son faltas leves:
    1. Las faltas injustificadas de puntualidad.
    2. La falta injustificada de asistencia a las reuniones tutoriales y la no participación en las actividades programadas.
    3. Las falta de respeto al ejercicio del derecho al estudio de sus compañeros.
    4. Causar por uso indebido daños no graves en los locales. material o documentos del centro o en las pertenencias de los demás miembros de la comunidad educativa,
    5. Los actos de indisciplina, las injurias u ofensas no graves y los actos de agresión física que no tengan carácter de graves.
    6. Cualquier acto injustificado que altere levemente el normal desarrollo de las actividades de la Residencia Escolar.
  2. Son faltas graves todas aquellas que supongan una transgresión o incumplimiento de las obligaciones de los alumnos que transciendan en el normal funcionamiento de la Residencia. Podrán considerarse como tales:
    1. Acumulación de faltas de asistencia a clase comunicados por el tutor académico. El número de las mismas dependerá de la legislación vigente,
    2. La reiterada y continuada falta de respeto al ejercicio del derecho al estudio de sus compañeros.
    3. Causar por uso indebido daños graves en los locales, material o documentos del centro o en las pertenencias de los demás miembros de la comunidad educativa, así como la sustracción de las mismas.
    4. Los actos de indisciplina e incitación a los mismos y las injurias y ofensas graves a los miembros de la comunidad educativa.
    5. La agresión física grave contra los demás miembros de la comunidad educativa.
    6. Loas actos injustificados que alteren gravemente el normal desarrollo de las actividades del centro.
    7. La comisión de tres faltas leves en un mismo caso académico.
  3. Son faltas muy graves todas aquellas que supongan una transgresión de las obligaciones de los alumnos, con carácter deshonroso o perjudicial que implique una especial trascendencia en el funcionamiento de la Residencia. Se han de considerar como tales:
    1. Les actos de indisciplina y las injurias y ofensas graves contra los miembros de la comunidad educativa.
    2. La agresión física muy grave contra los demás miembros de la comunidad educativa.
    3. La incitación a actuaciones muy perjudiciales para la salud y la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa de la Residencia.
    4. La suplantación de personalidad en actos de la vida docente y la falsificación o sustracción de documentos académicos.
    5. El deterioro causado intencionadamente de las dependencias del centro, del material pedagógico y de los recursos didácticos del mismo o de los objetos y pertenencias de los demás miembros de la comunidad educativa.
    6. Las faltas tipificadas como graves se concurren circunstancias de colectividad y/o publicidad intencionada.
    7. La comisión de tres faltas graves durante el mismo curso académico.
Artículo 36o.- Por faltas leves podrán imponerse las siguientes sanciones:
  1. Comparecencia inmediata ante el tutor que lo pondrá en conocimiento de la Comisión de Convivencia.
  2. Amonestación privada o por escrito. Si el alumno fuese menor de edad, la amonestación se comunicará a los padres o tutores,
  3. Realización de tareas que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del centro por un tiempo máximo de dos semanas. que se realizarán fuera del horario de clases.
  4. Cuando se trate de las faltas relativas al deterioro o sustracción del material o recursos del centro o de los miembros de la comunidad educativa, realización de tareas dirigidas a reparar el daño, durante el tiempo necesario para proceder a la reparación.
Artículo 37o.- Por la comisión de faltas graves podrán imponerse las siguientes sanciones:
  1. Apercibimiento, en el caso de continuas faltas injustificadas de asistencia a clase, en el que se incluirá un informe detallado del tutor sobre dicha actitud que constará en el expediente personal del alumno.
  2. Realización de tareas que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del centro. Estas tareas deberán desarrollarse fuera del horario de clase, por un período que no podrá exceder de un mes.
  3. Cuando se trate de faltas relativas al deterioro o sustracción del material o recursos del centro o de los miembros de la comunidad educativa, realización de tareas dirigidas a reparar el daño causado, durante el tiempo necesario para proceder a la reparación.
  4. Cambio de habitación. en el supuesto de que se imponga por conflictos de carácter convivencial.
  5. Privación temporal del derecho a residir en la Residencia por un período máximo de cuatro días lectivos.
Artículo 38o.-
  1. Por la comisión de faltas muy graves se podrán imponer las siguientes sanciones:
    1. Realización de tareas que contribuyan a la mejora y desarrollo de las actividades del centro. Estas tareas deberán realizarse en horario no lectivo y. por un periodo máximo de dos meses.
    2. Cuando se trate de las faltas relativas al deterioro o sustracción de material o recursos del centro o de otros miembros de la comunidad educativa, realización de tareas dirigidas a reparar el daño causado, durante el tiempo necesario para proceder a la reparación.
    3. Expulsión temporal por un período no superior a ocho días lectivos, sin que ello implique la pérdida de la condición de residente y sin perjuicio de que conlleve la realización de determinados deberes.
    4. Inhabilitación definitiva para ocupar plaza en la Residencia Escolar.
  2. En caso de sanción de inhabilitación definitiva, el Consejo de Residencia del centro podrá acordar la readmisión del alumno para el siguiente curso, previa petición y comprobación de un cambio positivo en su actitud.
  3. En caso de que el alumno sancionado con inhabilitación curse las enseñanzas obligatorias, la Administración educativa le asegurará un puesto escolar en otra Residencia. Si se trata de alumnos que sigan enseñanzas no obligatorias, (te no existir plazas, se lo facilitará en la modalidad de enseñanza a distancia.
Artículo 39o.- Las tareas de mejora y desarrollo de las actividades del centro previstas como sanción serán fijadas por el Consejo de Residencia al inicio de cada curso académico, sin perjuicio de aquellas otra que puedan acordarse por este órgano a lo largo del curso.
Artículo 40o.- Las faltas leves prescribirán a los quince días, las graves al mes y las muy graves a los dos meses. El plazo de prescripción comenzará a contarse desde que la falta se hubiese cometido. En el caso de la sustracción de objetos, la devolución de los mismos implicará la no exigencia de responsabilidades.
Artículo 41o.- Serán competentes para imponer las sanciones previstas por faltas leves:
  1. El profesor o tutor, para el caso de incumplimiento de lo expresado en los apartados a) y b) del artículo 33" como faltas leves
  2. El Director para el incumplimiento de los apartados c) y d) del artículo 33" recogido por este Reglamento de Régimen Interior.
  3. Las sanciones por faltas graves y muy graves serán impuestas por el Consejo de Residencia del centro.
  4. Cuando las sanciones afecten a los alumnos menores de edad se pondrán en conocimiento de sus padres o tutores.

TÍTULO VI:
PROCEDIMIENTO PARA LA TRAMITACIÓN DE LOS EXPEDIENTES DISCIPLINARIOS
Artículo 42o.- No podrán imponerse sanciones por faltas graves o muy graves sin la previa instrucción de un expediente, que, tras la recogida de la necesaria información, acuerde el Director de los centros sostenidos con fondos públicos, bien por propia iniciativa, bien a propuesta del Consejo de Residencia.
Artículo 43o.-
  1. Al inicio de cada curso el Consejo de Residencia designará a tres profesores de la Residencia, a uno de los cuales asignará la instrucción de cada uno de los expedientes que puedan incoarse a lo largo del curso académico. No obstante, el Consejo Residencial podrá designar como instructor a cualquier otro miembro de la comunidad educativa cuando lo considere conveniente. Cuando la complejidad del expediente así lo exigiese, podrá designar igualmente a un secretario, que deberá ser un profesor de la Residencia.
  2. El alumno o, en su caso, sus padres o sus representantes legales podrán recusar al instructor ante el Director del centro cuando de su conducta o manitestaciones pueda inferirse falta de objetividad en la instrucción del expediente. Deben abstenerse de la deliberación y posterior decisión aquellos miembros del Consejo de Residencia que aparezcan interesados en el procedimiento.
  3. La instrucción del expediente deberá acordarse en el menor plazo posible, en todo caso no superior a cinco días lectivos, desde que se tuviera conocimiento de los hechos tipificados como faltas graves y muy graves. Tal acuerdo deberá notificarse de inmediato al alumno implicado o a sus padres, si es menor de edad.
  4. El Director, a propuesta del Consejo de Residencia de centro, podrá decidir la no incoación del expediente sancionador cuando concurran circunstancias colectivas que así lo aconsejen.
  5. Excepcionalmente, y cuando sean necesarias para garantizar el normal desarrollo de las actividades del centro, el Director, a propuesta, en su caso, del instructor, podrá adoptar las medidas provisionales que estime convenientes, que podrán consistir en el cambio temporal de grupo o en la suspensión temporal de asistencia a clase por un período máximo de 48 horas. Las medidas adoptadas serán comunicadas al Consejo de Residencia, que podrá revocarlas en cualquier momento.
Artículo 44o.-
  1. Durante la instrucción de] expediente, se dará audiencia al alumno, y si es menor de edad, también a sus padres o representantes legales. Será obligatorio también comunicarles las conductas que se le imputan y las medidas de corrección propuestas, al objeto de que formulen las alegaciones que se estimen oportunas. El plazo de instrucción del expediente no deberá exceder de doce días hábiles.
  2. El Defensor del Estudiante, a petición del alumno interesado. podrá solicitar del Director información sobre el inicio y estado de tramitación de los expedientes instruidos.
Artículo 45o.-
  1. El instructor, recibido su nombramiento, y auxiliado en su caso por el secretario, tomará declaración al alumno o alumno y practicará las actuaciones que estime pertinentes para el esclarecimiento de los hechos, pudiendo solicitar informes del profesor tutor y del departamento o servicio de orientación, si existe en el centro.
  2. En el plazo de siente días hábiles elaborará el pliego de cargos, del que dará traslado fehaciente al alumno o a sus padres o representantes legales en caso de minoria de edad.
  3. El alumno o sus padres o tutores dispondrán de un plazo de cinco días hábiles, a contar desde la notificación del pliego de cargos, para la formalización de las aligaciones que estimen convenientes.
Artículo 46o.- Formuladas alegaciones, o transcurrido el plazo a que se refiere cl artículo anterior, el instructor, practicadas cuantas averiguaciones estimara convenientes, elevará al Consejo de Residencia la correspondiente propuesta de resolución que contendrá, además de cuantos informes y elementos estime oportunos para la formación de la opinión de] Consejo de Residencia, los siguientes documentos, garantizando siempre el carácter confidencial de algunos de ellos: Artículo 47o.-
  1. La resolución del procedimiento, que podrá contemplar la imposición de sanción o el sobreseimiento del expediente, deberá producirse en le plazo máximo de veinte días lectivos desde la fecha de iniciación del mismo.
  2. La citada resolución del Consejo de Residencia contemplará, al menos, los siguientes extremos:
    • Hechos probados.
    • Circunstancias atenuantes y agravantes, en su caso. - Sanción aplicable.
    • Fecha de efectos de la sanción.
    • Derecho que asiste al interesado para interponer reclamación en el plazo de un mes desde la notificación de la sanción. ante el Director Territorial de Educación correspondiente, que habrá que resolver en un plazo de quince días.
  3. Contra la decisión que adopte la referida Dirección Territorial podrán interponerse los recursos establecidos en la legislación vigente.
Artículo 48o.-
  1. En el momento de decidir la resolución o sobreseimiento del expediente, y a los efectos de graduar la aplicación de las sanciones que procedan, se tendrán en cuenta las circunstancias personales, familiares o sociales del alumno.
  2. Asimismo se podrá instar a los padres o tutores del alumno o a las instancias públicas competentes a que adopten las medidas dirigidas a modificar las aludidas circunstancias personales, familiares o sociales cuando parezcan determinantes de la conducta del alumno.

TÍTULO VII: DERECHOS Y DEBERES de PADRES/TUTORES DE ALUMNOS, PERSONAL DOCENTE Y NO DOCENTE

Artículo 49o.- Derechos de los padres o tutores de los alumnos:
  1. Las Asociaciones de Padres de alumnos así como los representantes de estos en los Órganos Colegiados de la Residencia, tiene el derecho y el deber de participar y colaborar en cuanto afecte a la vida y disciplina de la Residencia asumiendo sus responsabilidades.
  2. Elegir sus representantes en el Consejo de Residencia.
  3. Participar activamente en los Órganos de Gobierno de la Residencia.
  4. Colaborar en la labor educativa de la Residencia y de una manera especial en las actividades complementarias y extraescolares.
  5. Ser informados de cualquier aspecto relacionado con la educación de su hijo 0 tutelado.
  6. A ser oído por el personal de la Residencia y expresar las reclamaciones y sugerencias que crean oportunas formular, exigir respuestas a sus peticiones y las explicaciones sobre las mismas
  7. Solicitar reuniones con el tutor de sus hijos o tutelados, para tratar los problemas propios de la educación de los mismos.
Artículo 50o.- Deberes de los padres o tutores de los alumnos:
  1. Respetar y acatar el presente Reglamento.
  2. Los Representantes de los padres en el Consejo de Residencia tienen el deber de defender los derechos de estos en lo concerniente a la educación de sus hijos.
  3. Enviar a sus hijos a la Residencia con todo el material, documentación y utensilios necesarios.
  4. Justificar las ausencias; salidas (te sus hijos de la Residencia fuera del horario y fechas establecidas por la misma.
  5. Acudir a la Residencia cuantas veces sean requeridas por el Maestro de Actividadestutor de sus hijos.
  6. Informar a los Maestros de Actividades sobre las posibles deficiencias físicas o psíquicas de sus hijos y adoptar las medidas adecuadas para corregirlas.
  7. De entregar al Maestro de Actividades-Tutor, al comienzo del curso, la cartilla de la Seguridad Social o similar Seguro-Médico autorizado.
  8. Responsabilizarse de cuántas quejas, reclamaciones o sugerencias que hayan con respecto a sus hijos.
Artículo 51o.- Derechos del personal docente:
  1. A ser respetados dentro del marco de la Constitución y en el ejercicio de su actividad docente y profesional en la consciencia moral, religiosa, política y social.
  2. A disponer de las instalaciones de la Residencia y material necesario para el desarrollo de su función.
  3. A ser informado sobre las incidencias que afectan a su labor profesional. así como todas las que afectan a la Residencia. La Dirección pondrá en conocimiento del personal docente cualquier queja formulada contra éste y su procedencia antes de pasar al Órgano Colegiado correspondiente si procediera.
  4. A participar activamente en la gestión de la Residencia, o a través de sus representantes en el Consejo de Residencia.
  5. A organizar reuniones de personal docente de la Residencia y participar en ellas con voz y voto fuera del horario laborar y que se ajustan a la ley.
  6. A ser oídos por la Dirección de la Residencia y expresar las reclamaciones y sugerencias que crean oportunas formular, exigir las respuestas o sus peticiones y las explicaciones de las mismas.
  7. De no ser responsables de las conductas o acciones del alumnado fuera de la Residencia exceptuando los supuestos de actividades extraescolares fuera de la misma y organizadas por ésta. (Pendiente de Responsabilidad Civil por Organismos Oficiales).
Artículo 52o.- Deberes del personal docente:
  1. Cumplir y hacer cumplir el presente Reglamento.
  2. Respetar todos los derechos de los padres o tutores del alumnado, personal no docente y alumnos.
  3. Cumplir las disposiciones vigentes en materia de enseñanza y todas aquellas emanadas de los Organismos Oficiales.
Artículo 53o.- Derechos del personal NO docente:
  1. A ser respetados por sus compañeros, personal docente, padres o tutores de alumnos y alumnos en la convivencia moral, religiosa, política y social.
  2. A disponer de las instalaciones de la Residencia y material necesario para el desarrollo de su función.
  3. A ser informado sobre las incidencias que afectan a su labor profesional, así como todas las que afectan a la Residencia. La Dirección pondrá en conocimiento del personal no docente cualquier queja formulada contra éste y su procedencia antes de pasar al Órgano Colegiado si procediera.
  4. El personal no docente mientras se ajuste a las orientaciones oficiales y a los objetivos educativos de la Residencia, tendrá plena libertad en el desarrollo de sus funciones.
  5. A participar activamente en la Gestión de la Residencia, personalmente o a través de sus representantes en el Consejo de Residencia.
  6. A organizar reuniones del personal no docente de la Residencia y a participar en ellas con voz y voto fuera del horario laboral y que se ajuste a la ley.
  7. A elegir sus representantes en el Consejo de Residencia.
  8. A ser oidos por la Dirección de la Residencia y expresar reclamaciones y sugerencias que crean oportunas formular, exigir las respuestas a sus peticiones y las explicaciones sobre las mismas.
Artículo 54o.- Deberes del personal NO docente:
  1. Cumplir y hacer cumplir el presente Reglamento.
  2. Respetar todos los derechos del personal docente, padres o tutores de alumnos y alumnos.
  3. Todos aquellos que les sean impuestos por los Organismos Oficiales competentes en sus materias.
Artículo 55o.- Prevención al alcoholismo y tabaquismo.
  1. De acuerdo con el Real Decreto 192/1988 de 1 de marzo (B.O.E. de 9 de marzo), artículos 7 y 8 y la orden que lo desarrolla, estará prohibido fumar en toda la Residencia, salvo en aquellas áreas que sean determinadas a propuesta del Director por el Consejo de Residencia. Estas áreas habrán de corresponder a locales bien ventilados preferentemente en zona al aire libre, serán debidamente señalizadas y no podrán corresponder a zonas donde se produce la convivencia entre profesores y alumnos. De todo ello se dará la debida publicidad en el centro con las indicaciones pertinentes.
  2. Esta normativa afecta a los profesores, a los alumnos, al personal no docente y a cualquier persona que se encuentre en el recinto residencial.
  3. El incumplimiento de esta norma será objeto de la oportuna advertencia.
  4. Tampoco se permitirá el consumo, ni la entrada de bebidas alcohólicas en la Residencia.
DISPOSICIÓN ADICIONAL
El Consejo de Residencia establecerá una Comisión en su seno encargada de velar por el cumplimiento de las normas de convivencia, en la que estarán representados, padres, docentes y alumnos.

CLÁUSULA ADICIONAL
El presente Reglamento Interno ha sido aprobado por el Consejo de Residencia en sesión extraorclinaria celebrada el día de mil novecientos noventa y seis enviándose copia del mismo a los organismos competentes. La Laguna a El Secretario El Director