Servicio Canario de Salud

Asistente virtual

Estás en:

Preservativos.

Preservativo masculino

PreservativoMasculino.jpg

Los preservativos o condones son una forma eficaz, barata y cómoda de evitar embarazos no deseados, y la única manera de protegerse frente a las infecciones de transmisión sexual (ITS) y del sida. La amplia gama de preservativos disponibles en el mercado hace que el consumidor, más allá de sus gustos personales, se pregunte si los diferentes tipos de preservativos son igual de seguros. En esta línea, conviene tener en cuenta lo siguiente:

  • Todas las marcas de preservativos que se venden en la Unión Europea (UE) deben tener el número de lote de fabricación impreso sobre el envoltorio individual, de cada unidad.
  • Todos los preservativos marcados con las letras CE cumplen con los requisitos de calidad según la normativa de la Unión Europea.
  • A nivel internacional hay otras normativas, por ejemplo la ISO. Esta normativa divide claramente los condones extrafuertes de los que no lo son, y les exige que lleven en su denominación la leyenda: "extra fuerte", "extra resistente" o "hiper seguro".

La resistencia se mide alargando cada preservativo hasta su rotura. La norma no fija un mínimo de tracción para los preservativos normales, pero sí lo hace para los extrafuertes, que deben soportar 100 Newtons (N) de tracción.

Uso apropiado del preservativo masculino

PreservativoMasculinoUso1.jpg

El uso apropiado del preservativo mejora considerablemente su eficacia. Los preservativos masculinos más comunes se presentan enrollados sobre sí mismos, y diseñados para aplicarse desde la punta del glande (presionándolos para que no almacenen aire) y desenrollarlos hasta la base del pene erecto.

  • El preservativo debe ser puesto sobre el pene erecto inmediatamente después de alcanzar la erección, y antes de cualquier contacto con la vagina o el ano de la pareja.
  • Si la vagina de la pareja no produce una buena cantidad de lubricación natural, se debe usar adicionalmente un lubricante para reducir la abrasión del preservativo. 
  • El uso de un lubricante es siempre necesario en el sexo anal, ya que la mucosa anal no genera su propio lubricante.
  • Se debe usar un lubricante apropiado dependiendo del material del preservativo. Con los condones de látex hay que usar un lubricante con base de agua y glicerina o de silicona médica, mientras que los preservativos fabricados en poliuretano pueden usarse con cualquier tipo de lubricante, sin que se deterioren.
  • Para realizar el sexo anal, se pueden conseguir preservativos "reforzados" especialmente diseñados para ello (más gruesos, y por lo tanto más difícil de rasgarse). 
  • No se recomienda el uso de preservativos de poliuretano para el coito anal, porque no se ha comprobado la efectividad del poliuretano para brindar protección, y hay en cambio evidencia de una posible inflamación y desgarramiento del recto.
  • También es peligroso el uso de espermicidas en prácticas anales, ya que existen estudios que demuestran que afecta a las defensas del epitelio rectal debilitándolas, y por tanto, haciendo vulnerable al usuario a una ITS. 
  • No se deben guardar los preservativos directamente en el bolsillo del pantalón, ya que la fricción y el calor corporal durante periodos prolongados tiende a debilitar el látex. Lo mismo sucede si los preservativos se guardan en la guantera del automóvil. 
  • El pene se debe retirar inmediatamente después de la eyaculación, cuando todavía está erecto, ya que no hacerlo implica un riesgo innecesario. 
  • Al retirar el pene de la vagina o el ano, se debe presionar con los dedos la base del preservativo para evitar que se resbale y quede dentro, con riesgo de contagio o concepción.
  • Para los hombres que nunca han usado un preservativo, resulta recomendable practicar previamente a solas, provocándose una erección y colocándoselo. Las mujeres tienen la posibilidad de practicar utilizando una verdura alargada (como, por ejemplo un pepino o una zanahoria). 
  • Los preservativos son desechables, no se deben volver a usar nunca.
  • Por último, se recomienda siempre tirarlos a papeleras, y nunca al inodoro o váter.

Diez razones para usar preservativos masculinos

PreservativoMasculinoUso2.jpg
  1. Los preservativos son el único anticonceptivo que te protege al mismo tiempo de un embarazo no deseado y de infecciones de transmisión sexual.
  2. Los preservativos son el anticonceptivo más eficaz. Ofrecen seguridad por encima del 98%.
  3. Un preservativo se utiliza únicamente cuando se necesita, y no produce efectos secundarios.
  4. Los preservativos son higiénicos. Su uso reduce mucho la necesidad de lavarse y limpiar la cama después del acto sexual.
  5. Los preservativos no influyen en el equilibrio hormonal de las mujeres y las protege contra el cáncer cervicouterino.
  6. Los preservativos son fáciles de encontrar en el mercado. Se venden en gasolineras o en máquinas y en internet, donde la forma de compra es más discreta.
  7. Los preservativos son fáciles de poner. No hace falta consultar a un médico, basta con leer las instrucciones y hacer una prueba o dos.
  8. Muchos preservativos están diseñados para que el acto sexual sea incluso mejor que sin ellos. Por ejemplo, hay algunos especialmente desarrollados para aumentar el placer para una o ambas personas, y otros con diferentes aromas.
  9. No hay ningún anticonceptivo más barato.
  10. Ponerse un preservativo es un símbolo de cariño ya que demuestra que cuidas tu pareja.

Enlaces de Interés

Preservativo femenino

PreservativoFemenino.jpg

El preservativo femenino, es un método anticonceptivo de barrera de uso vaginal, alternativo al preservativo masculino. Consiste en una delgada funda de poliuretano que se ajusta a las paredes de la vagina y se puede llevar puesto hasta 8 horas.

A diferencia del preservativo masculino no queda ajustado a tensión, sino que por la humedad y temperatura propias de la vagina se adhiere cómodamente, siendo su presencia casi inapreciable.

Si se utiliza adecuadamente, el producto resulta extraordinariamente eficaz, protege de la infección por VIH-Sida y de otras infecciones de transmisión sexual.

Uso apropiado del preservativo femenino

PreservativoFemeninoUso.jpg

El preservativo femenino debe ser colocado siempre antes de la penetración. Conviene que se lave correctamente las manos, y busque una posición confortable.

  • Sostenga el preservativo femenino de manera tal que el extremo abierto quede suspendido.
  • Comprima el anillo interior, que es cerrado, con el dedo índice y el pulgar.
  • Inserte el anillo interno y empújelo hacia el fondo de la vagina.
  • Con el dedo índice presione el anillo interno, hacia el fondo de la vagina, hasta que el anillo interno del preservativo pase el hueso pubiano. Esto puede llevar algún tiempo, porque el preservativo femenino es resbaladizo por la lubricación del mismo. Hágalo despacio y sea paciente.
  • Asegúrese de que el anillo exterior del preservativo femenino está entre los labios menores de la vagina.
  • Debe guiar el pene del hombre dentro del preservativo femenino.

Ventajas del preservativo femenino

Entre las ventajas del preservativo femenino hay que destacar las siguientes:

  • Está hecho de nitrilo, por lo que es una buena opción para quienes tienen alergia al látex.
  • Es transparente, suave y resistente. 
  • Puede permitir juegos eróticos previos y posteriores a la penetración, sin necesidad de interrumpir la relación sexual. 
  • Permite mantener relaciones sexuales en cualquier posición, sin que se produzcan roturas o deslizamientos.
  • Posibilita no romper la intimidad y complicidad posteriores al final del acto sexual, puesto que no es necesario retirarlo inmediatamente después de la eyaculación. 
  • Se puede usar con lubricantes a base de agua o aceite.
  • Viene muy lubricado, por lo que puede ser una solución en los casos de falta de lubricación.

Enlaces de interés

Habilidades interpersonales relacionadas con el uso de los preservativos

Además de las habilidades manipulativas (uso apropiado) descritas en los apartados anteriores, se requiere adicionalmente poseer o entrenar algunas habilidades interpersonales. En este sentido, resultan fundamentales las habilidades siguientes:

  1. Habilidades para adquirir los preservativos.
  2. Habilidades para decir no al sexo desprotegido.
  3. Habilidades para negociar el uso de los preservativos.

En definitiva, para fomentar comportamientos asertivos vinculados a la salud sexual, se requiere poseer preservativos, saber utilizarlos adecuadamente y disponer de un repertorio de habilidades interpersonales que facilite la inclusión de estos en las relaciones sexuales.

Vídeos de interés para jóvenes

Vídeos de interés para hombres que tienen sexo con hombres (HSH)

Vídeos de interés para personas que ejercen la prostitución (PEP)

© Gobierno de Canarias