Servicio Canario de Salud

Asistente virtual

Estás en:

Programa de atención a las ITS, VIH y Sida.

Introducción.

El Programa para la atención a las infecciones de transmisión sexual (ITS), virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (Sida) está integrado en el Servicio de Promoción de la Salud, de la Dirección General de Salud Pública, perteneciente a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias.

El programa de atención a las ITS/VIH/Sida es el resultado actual, de la evolución experimentada por el inicialmente conocido como Programa de Prevención del VIH/Sida, dependiente entonces del Servicio de Epidemiología. Este se puso en marcha en 1.989 para dar una respuesta coordinada, en el marco del Plan Nacional sobre el Sida. Desde entonces, se han producido muchos cambios, tanto a nivel epidemiológico como a nivel médico-farmacológico, así como a nivel psico-social. Así, en la actualidad el patrón epidemiológico del VIH nos muestra una infección de transmisión sexual (ITS), con avances importantes en su tratamiento, lo que ha reducido de manera espectacular la morbilidad y mortalidad, pasando a ser considerada como una infección crónica.

En este contexto, siempre ha sido una prioridad la detección de la infección por VIH, la atención de las personas infectadas o enfermas y su tratamiento. En esos momentos iniciales, junto a las patologías médicas atendidas tenían una importancia destacada los efectos negativos de la estigmatización social asociada por lo que en las tareas de counselling, tanto el apoyo psicológico como el social, jugaron un papel muy relevante. A medida que se iba modificando el patrón epidemiológico se modificaba el perfil de las personas infectadas, y por tanto las necesidades fueron cambiando. Nuevos factores adquirieron protagonismo, como la constatación de una mayor facilidad para la transmisión del VIH si el portador de éste presenta coinfección de otra ITS, o si quien tiene otra ITS es el potencial receptor del VIH. Además la incidencia de otras ITS comenzó a aumentar de forma espectacular, como es el caso de la sífilis y la gonorrea, y otras que eran prácticamente desconocidas para la población -y escasamente diagnosticadas en los servicios sanitarios- comenzaron a ser diagnosticadas con una frecuencia preocupante, como el virus del papiloma humano (HPV).

Actualmente, nos encontramos en una situación en la que la ITS más conocida es el VIH, mientras que otras ITS más desconocidas y de más fácil adquisición, aumentan su incidencia. La primera se asocia injustificadamente a un riesgo inminente para la vida, lo que motiva que ante su diagnóstico la mayoría de las personas sufran un trastorno adaptativo y miedo al estigma social. Frente a ello las otras ITS de más fácil adquisición, muchas veces no son tenidas en cuenta, lo que conlleva un incremento en su propagación. La sobreinformación acerca del VIH/SIDA y el déficit de información referido a otras ITS, parecen estar confluyendo en la génesis de situaciones de riesgo sexual multifactorial, donde destaca un temor omnipresente hacia el VIH, atemperado por el conocimiento de la existencia de tratamiento farmacológico para la infección, junto al desconocimiento de otras ITS que se pueden adquirir por comportamientos que para el VIH son de escaso o nulo riesgo. El resultado de esto parece traducirse en un aumento de otras ITS, y su papel mediador como factor de mayor vulnerabilidad ante el VIH.

Las ITS son un grupo de infecciones que tienen en común el hecho de que su adquisición está vinculada al comportamiento sexual humano, aunque para la transmisión de unas sea suficiente el contacto epidérmico (herpes genital y/o condilomas) en otras requieren el intercambio de fluidos para su transmisión (VIH y/o hepatitis B). Este componente conductual intimista dificulta las intervenciones preventivas desde políticas de salud pública. La significación y atribuciones de índole social que se vinculan al comportamiento e identidad sexual de las personas son aspectos fundamentales que contribuyen a esa complejidad, en la que además de factores exclusivamente individuales de identidad, satisfacción o autoestima se dan otros de carácter social como estigmatización, marginación o discriminación de las que son objeto algunas personas o grupos, dado que su comportamiento sexual no coincide con los patrones de “normalidad” (mayoritarios) socialmente establecidos.

Esto hace que la problemática sanitaria relacionada con las infecciones de transmisión sexual no pueda ser afrontada eficazmente sin tener en cuenta el mayor número posible de aspectos implicados, sean de carácter antropológico, social, psicológico o médico, ya que habrán de integrarse y articularse en planes, programas y/o proyectos que ordenen de forma coordinada las estrategias de promoción sanitaria, prevención o asistencia desde una perspectiva global, multifocal, multisectorial e integradora.

La evolución experimentada en el terreno de las ITS, esbozada anteriormente, ha hecho que la percepción social del VIH/Sida haya ido variando, y aunque hay intervenciones básicas de carácter preventivo primario que deben mantenerse de forma sostenida en el tiempo, como son las acciones informativas y formativas acerca de sus vías de transmisión y medidas preventivas; otro tipo de intervenciones que antes tenían un particular protagonismo lo han ido perdiendo, aunque no han desaparecido, ante los esfuerzos normalizadores y la identificación de la infección por VIH como una ITS. Asimismo ha cobrado relevancia la necesidad de focalizar la atención sobre otras ITS que permanecían en segundo plano. Es por ello que desde un programa como el de Atención a las ITS/VIH/Sida se da cabida a proyectos, acciones, objetivos y actividades cambiantes, en función de lo que va marcando la realidad de los riesgos sexuales, y se constituye como una herramienta de salud pública, y se plantean estrategias que promuevan una sexualidad más saludable, a través de acciones diversificadas que abarcan actividades puntuales de sensibilización y prevención, detección precoz del VIH, y formación de otros profesionales.

El Programa de Atención a las ITS/VIH/Sida perteneciente al Servicio de Promoción de la Salud de la Dirección General de Salud Pública, siguiendo las directrices del “Plan Multisectorial frente a la infección por VIH y el SIDA 2008-2012” y de “La Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva” del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, interviene a través de diversos programas, en la mayoría de las líneas prioritarias sugeridas desde el Plan.

Objetivo general.

Fomentar la salud sexual en la población de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Objetivos específicos.

  • Fomentar la detección precoz del VIH/Sida y otras ITS. 
  • Generar hábitos sexuales saludables, en los y las jóvenes y menores.
  • Modificar las conductas sexuales de riesgo por hábitos sexuales más saludables.
  • Fomentar los programas de sexo más seguro dirigidos a sectores poblacionales más vulnerables y/o ignorados: hombres que tienen sexo con hombres, personas que ejercen la prostitución masculina y femenina, usuarios y usuarias de drogas inyectables, inmigrantes y personas con discapacitación.
  • Desarrollar programas de formación de agentes de salud en sexo más seguro.
  • Formar al personal socio-sanitario en promoción de la salud sexual, programas de sexo más seguro, en actualización de ITS/VIH/Sida y en sensibilización de la realidad en lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e indeterminados (LGBTI).
  • Colaborar con las ONGs del área en el fomento de programas de promoción de la salud sexual y en prevención de ITS, tanto a nivel de programas de sexo más seguro como en programas de inyección más segura.
  • Fomentar estrategias orientadas a reducir el estigma y la discriminación de personas afectadas por el VIH/Sida.
  • Promover la prevención positiva en personas afectadas por VIH/Sida. 
  • Potenciar el acercamiento de las nuevas tecnologías al ámbito de la salud sexual.
  • Fomentar las campañas preventivas frente al VIH y otras ITS.
  • Promover la coordinación con los diferentes niveles asistenciales implicados en la prevención y tratamiento de las ITS/VIH/Sida.
  • Promover el conocimiento de “La Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva”, así como las líneas prioritarias del “Plan Nacional de Sida”, del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.

© Gobierno de Canarias